Tips para reducir la ansiedad del confinamiento por el coronavirus

coronavirus

Debido al coronavirus este fin de semana se ha decretado el estado de alarma. Nos han indicado que nos quedemos en casa, que hagamos teletrabajo y que sólo podemos salir para hacer las gestiones principales. Estas medidas severas se impondrán por 15 días como mínimo.

¿Qué hacer ante esta situación si no podemos salir de casa? Pasar enclaustrado tanto tiempo en un mismo lugar no es fácil. Lo primero que nos aparecerá será el aburrimiento, seguido de la ansiedad y de la angustia. Será complicado luchar contra estos síntomas, nos sentiremos encarcelados y podemos llegar a vivir todos los estados de ánimo en un minuto. La convivencia con nuestros familiares se hará bastante dura, y si vives solo se hará peor.

Por suerte vivimos en una época en que Internet nos favorece. Pero el estar sobre informado también puede hacer que te estalle la cabeza. ¿Cómo poder paliar todos los estados emocionales ante el coronavirus?

¿Cómo no preocuparse por el coronavirus?

Antes que nada tenemos que tener en cuenta que el coronavirus sólo afecta gravemente a personas de riesgo (ancianos en el mayor caso, y sólo a los que ya tenían otras patologías). Los demás lo viviremos y nos darán de alta. Pero como todo, eso no quita para que no nos preocupemos por estar contagiados o por contagiar sin saberlo a nuestros familiares.

Ante este panorama sólo nos queda tener paciencia y no alarmarse.

¿Cómo lo hacemos?

Bien, ya lo dicen los expertos, tenemos que pensar en otra cosa. No dejar que nuestra mente se agolpe de pensamientos recurrentes y absurdos que llevarán a un bucle innecesario, seguido de los síntomas de ansiedad o estrés, e incluso pánico. La frase es muy bonita pero, ¿cómo lo ponemos en práctica?

A continuación voy a comentarte ciertos ejercicios que puedes hacer con la mente, pero antes de eso te tengo que comentar cómo funciona.

Cierto es que nuestra mente es la mayor herramienta que nos han implantado en nuestro cuerpo, con ella podemos evolucionar como lo venimos haciendo desde el mono, pero también puede jugarnos malas pasadas. Su poder puede ser para destruirnos o para impulsarnos. No viene con manual de instrucciones y eso es algo que nos lastima. No te preocupes, durante más de 30 años me he dedicado a investigar y he sacado ciertas conclusiones.

¿Qué hacer con la mente para que no nos juegue malas pasadas?

La mente, como te decía, es una herramienta muy potente. Como herramienta que es, podemos escoger usarla o no (aunque ella segregue pensamientos involuntarios). Es dócil, por lo que, aunque no lo parezca, le puedes dar órdenes que te facilitarán la vida.

Pongamos un ejemplo. Imagina que ahora con el coronavirus no haces más que ver noticias y has llegado al punto de haber soñado con esto. Estás más que sobreinformado y con los datos alarmantes de más de 8.000 afectados en España no es para menos. Supongamos que ya has entrado en un estado de obsesión. ¿Qué hacer para no volver a pensar en lo mismo todo el rato?

  1. No ver las noticias continuamente. En la tv lo que impera es el pánico, el morbo por lo peor para que te quedes enganchado a la pantalla. Apaga los aparatos y salte de ese bucle.
  2. Dale órdenes a tu mente. Conciénciate de lo que piensas. A lo largo del día quizás has podido hablar más de 25 conversaciones contigo mismo sobre el mismo tema. Es como si el angelito y el diablito tuvieran una charla continua. Es momento de actuar. Al igual que le dices a tu hijo que no haga una cosa, díselo a tu mente. Imagínate a esos dos hablando y díles imperativamente (en voz alta) ¡Calláos los dos ya! O si te diriges sólo a la mente ¡Cállate! En menos de un segundo se habrá callado. En este enlace te doy nuestra masterclass gratuita para que aprendas cómo funciona y lleves a cabo unos ejercicios que te ayudarán.
  3. Ahora ya que has conseguido que se calle, sólo te queda pensar en otra cosa.

¿Cómo luchar contra el aburrimiento?

Son muchas las cosas que puedes hacer en casa. Sólo tienes que pensar que tienes más de 15 días para por fin poner orden en tu casa. ¿Cuándo fue la última vez que arreglaste tu armario, que decidiste que ibas a limpiar el trastero? O también puedes buscar actividades que pensabas que nunca harías, como estudiar un idioma nuevo, aprender a tocar la guitarra que te compraste y nunca has tocado. Puedes pintar e incluso ponerte a aprender o mejorar tu técnica en la cocina. O incluso ponerte a aprender a coser.

Dale a tu imaginación, seguro que mil veces has pensado en hacer algo y por falta de tiempo nunca hiciste. Puedes empezar un puzle o un barco o avión de modelaje.

Ahora, si estás en familia, nunca es mejor momento que conocer un poco a tus allegados, tener unas de las mejores charlas de la vida y conversar.

Hay que ver el lado positivo de todas las cosas, y en este caso, el coronavirus (dejando de lado su mortalidad) también lo tiene. Internet nos eliminó por un momento el contacto con nuestros allegados. Es hora de ponerlo en práctica de nuevo. Eso sí, sin visitar a los abuelos.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *