El silencio mental, cómo lograrlo

silencio mental

En esta sociedad donde nos inundan la información y el ruido nos es muy difícil encontrar el silencio, sin embargo debemos enfocarnos en buscar un momento donde vivir un silencio mental aunque sea por unos pocos minutos, porque nos beneficia muchísimo.

Es cierto que hay personas que no pueden estar solas y en silencio porque les aterra enfrentarse a sí mismos, sin embargo debemos hacer el esfuerzo por mantenernos en silencio y, si es necesario, luchar contra nuestros miedos. Tal es el grado de estrés que a algunas personas les causa el estar en silencio mental, que, en un estudio que se realizó en una universidad de Virginia, en el cual se les pedía a hombres y mujeres que escogieran entre estar a solas, estar en silencio durante 10 minutos o sufrir una pequeña descarga eléctrica, paradójicamente, el 67% de los hombres y el 25% de las mujeres escogieron la descarga eléctrica.

Estar continuamente escuchando ruidos contribuye a que nuestros niveles de estrés aumenten, por lo que nuestro cuerpo, que ya de por sí vive estresado, tiene que soportar aún más altos niveles de estrés si se le aúna el ruido. El ser humano no vivía desde sus inicios en la evolución en un entorno ruidoso, por lo que implantarle esta cantidad de sonidos permanentes hace que sufra demás.

A continuación voy a establecer los beneficios de estar durante un momento en silencio mental.

Beneficios

Existen diferentes tipos de beneficios, unos son los que inciden en nuestro cuerpo, como los fisiológicos, otros inciden en nuestro sueño y otros en nuestra creatividad.

  • Fisiológicos: al estar presente únicamente en ti en el momento del silencio mental, es decir en el aquí y ahora, tu cuerpo se relaja, bajando los niveles de estrés que tenías. Esto provoca que tu sistema inmunológico mejore, al equilibrar sus niveles, así como el corazón baje su palpitación. Este es el motivo por el que se incentive el uso de la meditación, pues es el camino idóneo para centrarte en tu respiración y no observar los ruidos intermitentes que no puedes controlar, como el tráfico o la música del vecino.
  • Insomnio: en cuanto al sueño, se ha estudiado que sólo con practicar unos minutos de silencio mental durante el día, en la noche la persona duerme mucho mejor. Esto es debido a que la mente se relaja, vuelve a reconocer su estado natural del ser y descansa.
  • Creatividad: es sabido que genios como Einstein o Newton pensaban mucho mejor en silencio. Esto es porque el cerebro tiene mejores conexiones entre sus pensamientos al no tener ningún estímulo externo que le haga prestar atención. En este estado de calma, la creatividad fluye y se pueden crear cosas maravillosas. Es así por ejemplo, que los escritores o los pintores necesitan estar en un ambiente relajado para poder dar rienda suelta a sus pensamientos. Si quieres conocer el poder de nuestra mente, puedes leer este otro artículo.

Es fundamental crear el hábito del estudio en el niño o adolescente del estudio en silencio, de esta forma cogitará mejor y podrá analizar los estudios. Los adultos deben supervisar este momento para que el joven no se sienta tentado a ver el móvil o la televisión, pues perderá su concentración y bajará las notas en sus estudios.  

  • Autoconocimiento y autorreflexión: así como los pintores y escritores, los filósofos a menudo buscan su lugar de silencio mental para poder canalizar sus sentimientos y encontrar solución a sus reflexiones.

En definitiva, el silencio mental es muy beneficioso para nuestro organismo y para nuestra mente, la cual, si es nuestra herramienta, la necesitaremos utilizar con soltura. Dicho de otro modo, necesitamos que los engranajes de nuestro cerebro corran a la perfección y el silencio mental es el mejor lubricante que les podemos echar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *