Cree en ti

cree en ti

Son muchas las ocasiones que he estado presente donde personas han abandonado su proyecto por no creer en ellas, cuando estaban a un paso de alcanzarlo. Quizás consideres que el hecho de creer en ti no es importante, pero en este post te voy a enseñar la transcendencia.

Seamos sinceros, son muchas las situaciones a lo largo de la vida que requieren de tu creencia. Podrás dedicarte a la venta de productos, intentar promocionar en la empresa o quizás obtener esa plaza que tanto deseas, pero todo esto no sucederá si no crees que eres capaz de obtenerlo. Si tú eres un mediocre (medio cree en sí mismo), si crees que los demás consiguen las cosas pero tú no estás a la altura o no te lo puedes permitir, entonces ten por seguro que eso no pasará.

Una pregunta: ¿Cuántas oportunidades has dejado pasar porque no creías que eras capaz de hacerlo? Pues, ya es hora de cambiar ese paradigma, ¿no crees?

Míralo desde otra perspectiva. En este mundo, todos los seres humanos somos iguales, tenemos las mismas capacidades (físicas y mentales), luego, si los otros pueden, tú puedes. Da igual dónde vivas, lo principal es tu mente, tu ilusión y tu fuerza de voluntad para alcanzarlo. Si eres constante y valiente, moverás montañas hasta llegar a lograrlo.

Claves para lograrlo

En este apartado te doy unos cuantos ejercicios para volver a creer en ti. Debes ser constante y perseverar en ellos porque tu peor enemigo te obstaculizará en el cambio, y ese enemigo eres tú mismo.

  • Enfrentarse a la negatividad. Tus creencias

La primera frase que seguro que te ha venido a la mente es: “Yo no soy negativo/a”. Error. Lo eres, pero no lo sabes. Lo eres porque a tu mente y a la de todos le encanta maltratarse. Mira las noticias y verás que todas son negativas, las noticias positivas no venden y eso es porque te gusta regodearte en la negatividad. Debes romper con esta costumbre. Para ello te invito a que te percates de la cantidad de veces que dices NO en el día. En el momento de darte cuenta, cambia en tu mente y pregúntate ¿y por qué no? Cambia la frase y acepta la oportunidad en tu vida.

  • Convierte tus debilidades en fortalezas.

Seguramente hayas oído esta frase más de una vez, pero no has sabido cómo ponerla en práctica. De lo que se trata es de que si por ejemplo, eres una persona que siempre llega tarde a todas tus citas, eso es una debilidad, luego primero enfréntate a ti mismo y díte: “Soy una persona puntual, siempre llego puntual a mis citas.” Cree en ti. Ahora actúa y siéntete como si de verdad sucediera. Saborea la sensación de ese cambio. Seguro que te sientes más fuerte. Una vez que adquieras en tu interior esa creencia, empezarás a ser más organizado/a y saldrás antes para llegar a tus citas puntual.

  • Descubre tu talento.

El motivo por el que no crees en ti es porque no sabes el diamante en bruto que eres. Sólo tienes que interiorizarlo y pulirlo para poder brillar. Para ello coge papel y bolígrafo y dibuja una tabla. En un lado pon lo que NO te gusta hacer y al otro lo que te gusta. Es más sencillo empezar con lo que no te gusta. Después del ejercicio, cuando tengas claro qué es lo que te gusta, busca qué es lo que te entusiasma, te sale muy bien y podrías lucrar por ello.

Este ejercicio te llevará un tiempo, pero no dudes que lo conseguirás.

  • Quiérete.

Para poder creer en ti primero debes quererte. Hasta ahora no te has cuidado y eso te ha llevado a donde estás. Te has estado limitando, diciéndote de todo “Que eres tonto/a, que no sirves para esto o aquello, que no tienes ni idea….” ¡Basta ya! Cambia el pensamiento.

Como verás este ejercicio tiene que ver con el primero, pero ahora siendo consciente de la cantidad de latigazos mentales que te has dado hasta ahora.

Quererse no sólo se trata de decirte cosas bonitas, se trata de poner por delante de las intenciones de los demás, la tuya. ¿Te has dado cuenta de que siempre acabas haciendo lo que los demás quieren, piensan y dicen? ¿Dónde está tu criterio?¿En qué momento vas a empezar a hacer lo que tú quieres? ¡Ya! Cambia de actitud y verás cómo empezarás a ver la vida de otra forma.

  • Empodérate.

Una vez que ya te has pulido, has eliminado tus creencias, te quieres, sabes quién eres y crees en ti, llega la última actividad: sentirte valiente, poderoso/a y con fuerza para comerte el mundo.

¿Cómo lo haces? Imagina tu trabajo ideal, con tu sueldo ideal, tu casa, tu vida… Siente cómo te sentirías. Siente cómo caminarías, cómo te comunicarías con los demás. Siéntelo y compórtate como si ya estuviera sucediendo. Esto atraerá la situación que deseas y ya se cumplirá.

Puedes saber más sobre cómo hacerlo con este libro.

Como ves, el creer en ti implica mucho más, te da la oportunidad de lograr tus sueños y tus metas. En este post te he dado varios ejercicios que te llevarán un tiempo para interiorizar, lo tienes que hacer todos los días para no perder el norte, pero tranquilo/a que te sentirás muy bien en tu andadura. Verás cómo todo va adquiriendo otro matiz y lograrás alcanzar tu objetivo. Recuerda, cree en ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *